Un incendio en pleno invierno en el Cap de Creus. Podría parecer la trama de una película distópica, pero es una de las últimas noticias que aparecen en televisión. La ONU ya advertía desde hacía años de las consecuencias del cambio climático, y hoy son más reales que nunca. 

Embed from Getty Images

Marta Membrives en El PuntAvui ya nos avisaba en octubre de las nefastas consecuencias que iba a tener el cambio climático en Cataluña. En este artículo explica las evidencias del cambio climático en Cataluña según Salvador Samitier, jefe de la Oficina Catalana del Canvi Climàtic (OCCC). Para empezar, la temperatura media de la comunidad autónoma ha aumentado mucho en los últimos años, concretamente 1,2 °C por encima de la época preindustrial. Este aumento provoca más sequías, y teniendo en cuenta que el 64% del territorio catalán  es bosque que aumente el riesgo de incendios.

Entre algunos de los pronósticos de su artículo encontramos: fenómenos meteorológicos extremos, sequías, inundaciones e incendios forestales. Este último es el que más real se ha vuelto estas últimas semanas. Y es que el cambio climático, este gran monstruo, ha atacado al Cap de Creus este febrero de nuevo. Recordemos que en verano ya hubo un incendio en la Selva de Mar.

Dos incendios en menos de un año

Recuperando un artículo de El País podemos determinar que el incendio del pasado julio fue uno de los más devastadores de los últimos años. Las llamas llegaron hasta los tres metros de alto cuando la tramuntana las avivó. El terreno es muy desigual y bastante rocoso, y juntamente con las olas de calor el trabajo de los bomberos fue muy difícil. El fuego se encontraba cerca de algunas viviendas y tuvieron que desalojar hasta 350 vecinos de Llançà y Port de la selva. El incendio afectó a unas 400 hectáreas, el mismo impacto que ha tenido este último incendio de febrero.

Imagen aérea del cap de creus en el Alto Ampurdán. Podemos ver el paisaje típico de la costa brava caracterizado por su mar azul y su costa algo rocosa. Vemos sobre todo hierba y árboles, i en el centro de la imagen donde hay el cabo hay casas edificadas.
«ESCAPADA A ROSES – CAP DE CREUS» de Miquel C. Imagen aérea del paisaje natural del Cap de Creus en el Alto Ampurdán.

Este último incendio se declaró el lunes 21 de febrero en Mas Oliva hacia la media noche y los bomberos tardaron más de 20 horas en extinguirnos como nos dice la CCMA. La movilización fue rápida y contó con 50 dotaciones terrestres, dos aviones y un helicóptero. Los agentes rurales creen que el origen del incendio se halla en una crema de restos vegetales mal apagada, pero no lo consiguen determinar. Este incendio es muy similar al del verano, ya que de nuevo el viento estaba en contra de los bomberos, ya que podía reavivar el fuego en cualquier momento, como cuenta el Diari de Girona. Debido a esto, 18 personas tuvieron que confinarse esa noche en las calas cercanas y tres hasta se vieron desalojadas. El incendio fue retenido a pesar de los problemas y pudieron evitar que llegara hasta el Pic de l’Àliga y Mas dels Arbres. Así se quedó íntegramente dentro del parque Natural de Cap de Creus. Lo más preocupante de este incendio es que ha sucedido en pleno invierno y no hace más que evidenciar la crisis climática y sus catastróficas consecuencias. 

El Cap de Creus causa alarma por el cambio climático

Este suceso ha producido una gran alarma en la sociedad, siendo un ejemplo de lo que se volverá cada vez más normal a partir de ahora. En una editorial La Vanguardia cuenta que “las predicciones de la ONU son prácticamente apocalípticas”, y para finales del 2050 los incendios extremos habrán aumentado un 30%. Todo esto acabará  provocando una deforestación que al mismo tiempo causará una pérdida de la biodiversidad. La península ibérica se verá muy afectada por el cambio climático en los próximos años. Existe una urgencia de adoptar políticas para prevenir incendios, especialmente en zonas forestales. 

Si te interesa el medio ambiente también te puede interesar Contaminación y gasolina en MotoGP; cuando el deporte tiene un precio

Bibliografía:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir al contenido